Averia en carretera, ¿qué hacer?

Consejos profesionales
averia en carretera, transporte de coches, transporte de motos, transporte de vehiculos, transporte de vehiculos por carretera
2
averia en carretera

Los últimos datos que han dado las inspecciones técnicas de transportes de vehículos no se muestran optimistas y menos en los últimos años, donde las reparaciones que los vehículos necesitan son cada vez más numerosas. Además, las averías actuales cuentan con una mayor dificultad en su reparación. Si a esto le sumamos la posibilidad de sufrir averia en carretera, la situación empeora.

Los principales problemas que aparecen con frecuencia son los relacionados con el estado de los neumáticos, debido a su mal mantenimiento o a su desgaste. También, los que aparecen con la señalización, por los intermitentes o algún problema relacionado con las luces, los de los frenos, los de los ejes y otros similares.

Si la avería se produce con un transporte de vehículos por carretera, la precaución que debe tomarse es mucho mayor, ya que se corre un mayor peligro de perder la vida. Por ello, también es necesario mantener la calma y agudizar la capacidad de reacción que se tiene. En autopista o en autovía, la velocidad de los vehículos es muy superior de la que se tiene en ciudad y es fundamental no caer preso del caos para poder actuar correctamente y conseguir salir ilesos.

Problemas previos a averia en carretera

Los problemas previos a una averia en carretera no suelen ser difíciles de apreciar o de detectar. Por ejemplo, podría existir uno si aparece un ruido que es poco común o si el sonido resulta ser más extraño de lo habitual. Al igual que si alguno de los pedales reacciona mal, por ejemplo si los aceleradores no perciben la pisada o si esto mismo ocurre con los frenos. También, es posible que haya una avería si se empieza a disminuir de repente la velocidad del automóvil.

Qué debemos hacer

Lo primero que debe hacerse en este tipo de casos es activar las luces de emergencia para que el resto de conductores perciba que algo va mal en el vehículo y tengan tiempo de reaccionar. De esta forma, se podrá alertar con suficiente tiempo al resto de los vehículos para que puedan reaccionar con una mayor precaución que si no adquieren señalización previa alguna.

A su vez, será preciso que se dirija el automóvil hacia el arcén o si es posible, hacia una zona más segura que la carretera, tanto si el vehículo tiene una avería (leve o grave), como si se ha tenido un accidente de más gravedad. Además, es preciso tener en cuenta que si la avería se produce de noche será necesario activar las luces de posición para correr menor peligro y que el resto de conductores puedan ver el automóvil.

También, tanto si el vehículo se encuentra en ciudad como si lo está en carretera, se deben colocar los triángulos de emergencia, lo cual ayudará al resto de conductores a detectar la situación. Estos se colocarán entre 80 y 100 metros de distancia del coche.

Otra obligación en este tipo de situaciones en la que se necesita transporte de coches con gruas de asistencia en carretera, es que tanto el conductor como los pasajeros se pongan chalecos reflectantes. Asimismo, en el interior del vehículo tendrá que haber un extintor, lo cual será crucial en un accidente si se prende en llamas el coche o moto que haya sufrido el siniestro o la avería.

Ponerse a salvo es lo más importante

Este problema es común cuando hay un cortocircuito o existe una fuga en el combustible. Aquí es importante actuar con rapidez, ya que el vehículo podría consumirse en pocos minutos. A veces se duda debido a no querer perder el vehículo o los objetos que transportábamos en él. No obstante, se debe recordar que esto nunca será tan importante como mantenerse con vida.

Asimismo, una vez que se haya abandonado el vehículo, es de gran importancia conseguir ponerse a salvo. Bien lejos de la carretera si se puede para estar más seguro. Tras ello, llama a algún número de emergencias. El hecho de ponerse a salvo tras una averia en carretera implica siempre la bajada del vehículo. Esto debe hacerlo tanto del conductor como los pasajeros. No debe olvidarse mantener la localización activada por si no se es capaz de indicar el lugar exacto cuando se llama para el rescate.

A ser posible, será conveniente que la zona a la que los pasajeros se hayan ido, lejana al coche, también lo esté de la calzada. Tanto si se consigue estar fuera o no de esta, como se ha indicado, es importante la necesidad del chaleco reflectante señalada anteriormente.

Si se quiere arreglar con mayor rapidez la avería que se haya producido, se puede llamar a la compañía de seguros. La aseguradora proporcionará un teléfono (el que se indicó en la póliza al realizar el contrato) al que el conductor o los pasajeros podrán llamar para que proceda a dicho arreglo.

Gruas de asistencia en carretera

Según el tipo de gravedad de la averia en carretera o del accidente, será enviado un equipo técnico especializado lo más rápido posible. También podrá ser enviada una grua de asistencia en carretera. Podrá estar especializada en el transporte de coches y/o en el transporte de motos.

Así, con las gruas de asistencia en carreteras se llevará el vehículo remolcado al taller más cercano para que sea reparado. Ya sea mediante el transporte de coches como mediante el transporte de motos.

Normalmente, el mencionado taller donde se vaya a llevar a cabo la reparación tras una averia en carretera rondará en torno a los 100 kilómetros de distancia. Aunque algunas aseguradoras incluyen la posibilidad de realizar la reparación en el mismo sitio. Es lo que se conoce como “reparación in situ.”

2 Comentarios

Deje su comentario a Alba Cancele su comentario